Día del Libro 2010

23 de abril de 2010. Día del Libro.Viernes 23 de abril, Día Internacional de Libro: el día amaneció con grave amenaza de lluvia y nosotros habíamos programado dos estupendas actividades… ¡en la calle! Pero los dioses escucharon nuestros ruegos y las nubes despejaban justo cuando empezaba  La noche de los libros en La Mar de Letras.

Uno de los acontecimientos más importantes del año para nuestra librería se acabó convirtiendo en una de las grandes propuestas de la tarde-noche del Barrio de los Austrias: repetimos la creación de un libro gigante que coordinó, de nuevo, Reciclator. Los pequeños ilustraron y escribieron las páginas de cartón, pasando del pincel a las manos en menos que canta un gallo. Manchas por todas partes acreeditan el buen rato disfrutado.

Y después, el gran Edward (¡sí, el único y el mejor profe de inglés de la ciudad!) y su grupo The Dogs amenizaron la velada con un concierto inolvidable. Los chavales, músicos espontáneos armados de botes, palos y maracas, bailaron sin parar, eso sí, algo menos que sus padres, al ritmo de esta banda al mejor estilo british.

Vino, limonada, fresas y tomates para mantener el tipo hasta que empezaron las retiradas, pues al caer el sol llegó la hora de la cena. Aún nos quedaban un par de horas por delante despachando libros con descuento en esa singular noche.

El resultado: un gran éxito que  nos ayudó a cerrar las puertas de La Mar de Letras de muy buen humor.

¡Muchas gracias a todos por venir!

Reciclator

The Dogs

Unas fotos

Y un video

Tags:

Una respuesta a “Día del Libro 2010”

  1. Jorge Quiroga dice:

    ES AMOR BASTANTE para La Mar de Letras,

    Nuestra eternidad
    son los hijos
    y las hijas
    que dan hijos
    eternamente,
    que un segundo es
    cuando un niño es,
    una página entera
    del libro humano
    o una miniatura de Dios

    Hechiza pasear en la viceversa
    de las barcas del amor
    Encanta pasear por las calles
    alumbradas de niños
    y embellece la ilusión
    con que colorean
    los mismísimos colores

    Niños
    haciendo brillar el Sol
    Niñas
    haciendo brillar la Luna
    que ansían subir trepando por los besos
    hasta esa madre luna
    abrazada a un árbol
    altamente poderoso

    Crecemos
    en sus menorías
    y en su vivir viviendo
    sin temer otro miedo
    que al hombre feroz

    Es un pellizco de fe
    la felicidad niña
    es tierra húmeda en las manos
    repletas de pequeñeces
    y ese jaleo del querer quiero

    Desde aquellas cosechas
    en que nos regalaron
    la vista de los paisajes
    y la amistad de los animales
    siguen cayendo al albur
    manzanitas de la suerte
    aquí o ahí, cerca y lejos

    Es Amor Bastante
    para tantas calamidades
    que manchan los sentimientos
    con nombres propios

    Todos los pueblos
    comienzan con el nombre
    de un primer hijo

    Todas las artes imitan
    los oficios de la infancia
    que fabrican felicidades
    en los ratos libres de la libertad

    Sones
    afinando los dedos
    Sabores
    en las frutas de las fuentes
    Olores
    que quedan tendidos al aire

    Y las hojas en los tejados
    que nunca se fueron
    ni se irán en ningún tiempo
    cual no, nos dejaron
    aquellas hermosas rocas
    que miden el tiempo
    y nos lanzan a las aguas
    de ayer niño

    Miradas a las miradas,
    les debemos cobijo
    en la paz de la amnistía

    Está la noche vivaz en la piel de su luz
    Las nubes acolchan las montañas
    Los mares trastean las orillas

    Se adivina
    de qué hablan las estrellas
    en los cielos de los ojos de los niños

    Es hoy, y no llueve

    Jorge Q.