Feroz Caperucita

Caperucita Roja es como el clásico traje negro, estrella indiscutible del fondo de armario, nunca pasa de moda y brilla con luz propia en algunos momentos. A juzgar por el “boom” de los últimos días, estamos ante un renacer de este clásico de la literatura infantil actualizado en la gran pantalla de la mano de  Catherine Hardwicke. La película plantea el vínculo indisoluble entre la chica y la bestia en un entorno ligado por ritos atávicos entre los que no faltan los sacrificios en aras de la convivencia pacífica.

La revisión del cuento no sorprenderá a la legión de seguidores de este personaje encarnado que suscita pasiones desde los tiempos de Maricastaña y que protagoniza un buen número de colecciones con caperucitas para todos los gustos.

Caperucita resiste el paso del tiempo desde un momento indeterminado hasta que salta de la tradición oral a la literatura infantil gracias a  Charles Perrault como advertencia a las jovencitas de los peligros que conllevan los  lobos seductores. Perrault advierte sobre los riesgos de la ingenuidad y la necesidad de prevenir de los peligros a los más pequeños. Con un tinte moralizante, el cuento culmina con un panorama devastador pero mantiene el simbolismo de los cambios de la adolescencia con la consiguiente carga sexual. Deja atrás versiones mucho más atrevidas e irreverentes que incluyen escatología, striptease y ardides propios de una joven valiente y atrevida que escapa por los pelos de la cama que comparte con el lobo.

La versión más popular es la basada en la recopilación de los hermanos Grimm que deja atrás todo el simbolismo sexual e incorpora las consecuencias de la desobediencia. La moraleja es difícil de ignorar ya que cualquier niña lo suficientemente tonta como para dejarse engañar por un lobo merece ser devorada. Los mismos Grimm elaboraron una versión para niños, la más conocida hoy en día, con cazador, personajes que vuelven a la vida desde el vientre de la bestia y un lobo con la barriga llena de piedras que comparte destino con otros lobos de cuento.

Caperucita es feroz. Resiste el paso del tiempo y da cabida a todo tipo de versiones e interpretaciones como testigo del cambio de mentalidad y valores de la sociedad dominante en cada uno de los períodos.

Esta continua revisión deja un sendero de libros y álbumes entre los que destacamos tres por su reciente incursión en el mundo literario.

Una caperucita roja

Marjolaine Leray. Editorial Océano Travesía

Este álbum, de pequeño formato y una sencillez gráfica espectacular, da la vuelta a la historia y nos muestra una Caperucita que, lejos de sentirse intimidada por el lobo, observa atentamente a quien la quiere devorar y echa mano de la picardía para llegar a un final que sorprende y divierte a partes iguales.

Caperucita Roja

Adolfo Serra. Editorial Narval

Lobo y bosque protagonizan este original álbum que potencia la imaginación de los lectores. Página a página descubriremos los peligros que acechan a Caperucita y que, al igual que ella, no somos capaces de ver.

Caperucita Roja

Nórdica Libros

Este título, imprescindible para los fans de Caperucita, reúne tres versiones del cuento: Charles Perrault (1697), Jacob y Wilhelm Grimm (1912) y una versión dramática y en verso de Ludwig Tieck (1800).

Enlaces para saber más sobre Caperucita Roja

Eterna Caperucita: la renovación del imaginario colectivo

Teresa Colomer – Publicado en CLIJ 1996

Caperucita Roja y sus innumerables versiones e interpretaciones I

Luis Pescetti

No se permiten comentarios.